Gatos

Parásitos y enfermedades de tu mascota: Gatos

MisCodigosQR797 vistas
Un gato con unos increíbles ojos amarillos

Igual que nuestra salud, la de nuestra mascota es algo muy importante y que debemos tener en cuenta, ya que algunas de ellas pueden contagiarnos y otras pueden poner en grave riesgo la vida de nuestro amigo. Debemos estar atentos a los cambios de conducta de nuestro gato para atajar a tiempo problemas muy serios en el futuro, no hablo de analizar absolutamente cada cosa que haga nuestro amigo, pero si reaccionar cuando veamos un comportamiento extraño en él.

Nuestro gato es un animal independiente, curioso y muy suyo (porque él lo ha decidido así ^_^), pero recordemos que es y siempre será un animal y no piensa como nosotros, si ve algo que cree que puede comer y le atrae se lo comerá sin dudar. Si tiene sed, y solo encuentra un charco cerca, con agua de dudosa pureza y rebosante de incertidumbre, pues es posible que decida beber igualmente sin importarle mucho lo que pueda suponer para su salud. Ahí entramos nosotros como agentes de protección, debemos evitar este tipo de situaciones a nuestro gato y cerrar lugares que no deseamos que visite o asegurar ciertas zonas como por ejemplo el inodoro si no deseamos entrar un día por la puerta y encontrarle tomando un traguito refrescante de esa fuente natural que ha encontrado en una de sus incursiones. La educación es importante, pero debemos recordar esto: la educación no anula su instinto animal ni evita que sacie sus necesidades básicas. Después de daros la charla creo que es momento de ir al tema, qué puede afectar a mi gato. Que enfermedades son comunes y que mitos y leyendas debo conocer y dejar de pensar que son ciertas.

Un gato sano recibiendo caricias.
No deseamos que nuestro amigo enferme nunca, pero si lo hace debemos ser capaces de reconocerlo y atajarlo.

Pulgas y Garrapatas

La pulga del gato o Ctenocephalides felis es un insecto que tiene como plato principal en su menú a nuestro amigo gatuno. Pueden elegir alimentarse de perros, personas y otro mamíferos, pero tienen preferencia por los gatos. Su picadura, aparte de sensación de picor, no tiene por qué producir ninguna enfermedad. Debemos tener en cuenta que nuestro gato puede ser alérgico a su saliva y mostraría síntomas de una dermatitis causada por la pulga. En este caso debemos llevarla a un especialista si no queremos que la dermatitis se extienda y evitar que el animal sufra, su piel se llene de costras y pierda el pelo en dichas zonas. Las pulgas pueden transmitir otras enfermedades de las cuales destacaríamos: la Bartonella, Tifus, y un tipo de gusano intestinal conocido como la tenia del perro. Podéis conocer más de estas enfermedades si pulsáis sobre ellas.

Existen productos en el mercado para tratar a nuestros amigos de este pequeño problema, por lo que podemos acudir a cualquier local especializado en productos para animales y obtenerlo.

Respecto a las garrapatas, lo primero que debemos decir es que si vivimos en una ciudad, es posible que nuestro gato jamás llegue a entrar en contacto con uno de estos arácnidos. En cambio si vivimos en una zona algo mas rural y nuestro gato tiene la posibilidad de salir al exterior, es posible que en uno de sus paseos se traiga consigo a unos de estos parásitos. Aunque la cuestión no es donde vivamos, sino que hacer en caso de ocurra. La garrapata se ancla a la piel del gato con sus poderosas mandíbulas y una vez ha mordido a su presa es difícil que la suelte. Una de las leyendas sobre como quitar una garrapata viene de que si la sujetamos y giramos su cuerpo, se soltará de una manera fácil y todo habrá acabado. Esto es un mito y un error. Los quelíceros o dientes que la garrapata usa para morder a su victima, tienen una forma curva, como de anzuelo, por lo tanto el giro lo único que puede provocar es la rotura de estos dientes y provocar que queden en la piel de nuestro amigo y puedan provocar infecciones en el futuro. La manera correcta de extraer una garrapata es como se indica en el siguiente texto sacado de la Wikipedia.

La forma correcta de retirarla es usando unas pinzas, de punta estrecha, de ser posible curvadas, con las que sujetaremos la garrapata por su zona bucal, lo más cerca posible de la piel del hospedador, evitando aplastar el cuerpo. A continuación realizar una tracción continua y lenta (podría llevar casi un minuto), progresiva, sin excesiva fuerza, nunca bruscamente, en perpendicular a la piel hasta conseguir su extracción. Si alguna parte del aparato bucal de la garrapata queda en el interior de la piel, usar la hoja de un bisturí o una aguja para extraer los restos; en cualquier caso si quedara algún cuerpo extraño lo normal es que pasados unos días sean expulsados por el cuerpo afectado. No se debe rotar en el proceso de extracción.

Extraido de la siguiente pagina de la Wikipedia:

https://es.wikipedia.org/wiki/Ixodoidea

Toxoplasmosis

La toxoplasmosis es producida por el protozoo Toxoplasma gondiiEste pequeño ser es el culpable de infecciones en un feto en desarrollo (tanto humano como animal) y que puede derivar en graves afecciones cuando nazca, como por ejemplo sordera, retraso mental y daños en las retinas y por lo tanto pérdida de visión. Esto no es algo que podamos tomar a al ligera, por eso está contraindicada la convivencia entre mujeres embarazadas y gatos. Esto es correcto hasta cierto punto. Podemos realizar análisis al animal para determinar si está infectado, y en el caso de que lo esté tomar las medidas necesarias. No pasa nada por tocar a un animal infectado con este virus, pero lo que nunca debemos hacer es tocar sus heces, ya que contienen las esporas del parásito. Para evitar que el animal se infecte con el virus debemos evitar que coma carne cruda. Si cocinamos la carne que luego le damos nuestro gato es imposible que se infecte. En cambio si no sabemos que puede haber comido nuestro gato cuando ha ido a dar un paseo por su cuenta, en ese caso nunca tendremos la certeza de si está infectado o no.

Mientras me informaba para este artículo, he encontrado otro que me ha parecido muy interesante y que pienso que deberíais echar un vistazo: La verdad sobre el peligroso parásito que te pueden contagiar los gatos.

Una de las cosas que comenta en el artículo es que el 50% de la población ha estado infectada por el virus en algún momento de su vida, y no ha sido por entrar en contacto con un gato infectado sino por la comida que ingerimos a diario, solo que nuestro sistema inmunológico ha ganado la batalla al virus y en el proceso nuestro cuerpo sufrió algunos síntomas que pudieron pasar perfectamente como un catarro más.

Esto nos revela cosa importantes. Si una mujer se ha infectado por primera vez mientras estaba embarazada, el feto será infectado por el parásito, es un hecho. En cambio si esa mujer se hubiese infectado antes del embarazo, su sistema inmunitario habría tenido que enfrentarse contra el virus, y dando por hecho que es muy complicado que perdamos esa batalla, tenemos como resultado que esa mujer ya no podría volver a infectarse y por lo tanto cualquier embarazo posterior a esa fecha estaría protegido automáticamente por el sistema inmunitario de la madre y ningún bebé podría ser infectado durante el embarazo.

Otro de los grandes problemas  de esta enfermedad, es que nuestro amigo no mostrará síntomas externos que nos indiquen que tenga una infección por el parásito. Por lo tanto nunca podemos tener la certeza de que su cuerpo alberga parásitos a no se que sepamos que no ha estado en contacto con otros gatos, que nunca ha comido carne cruda de ningún tipo o que nunca ha salido de la vivienda sin que lo sepamos nosotros.

Ácaros y parásitos intestinales

Los ácaros y los parásitos intestinales, son algo demasiado común sinceramente. Es muy posible que nuestra mascota se infecte mas de una vez en su vida de algún parásito intestinal, solo que sus síntomas no pasarán de un par de vómitos o alguna diarrea y luego se recupere sin más. Existen varias afecciones algo mas graves provocadas por parásitos intestinales como Ancyclostoma, o el Toxoplasma Gondii (el causante de la toxoplasmosis que hemos descrito anteriormente) pero si seguimos las desparasitaciones recomendadas seguramente vuestro gato sufra muy pocas infecciones en su vida. También debemos cuidar su alimentación y así evitar infecciones derivadas de las bacterias presentes en la carne cruda por ejemplo.

Fotografía microscópica de un ácaro.
Fotografía microscópica de un ácaro.

Respecto a los ácaros debemos tener cuidado sobre todo si nuestro gato sale a menudo de casa sin que sepamos donde va, algo muy común si por ejemplo vivimos en una zona mas rural en la que el gato puede salir de nuestro entorno y relacionarse con otros gatos, cazar pequeños roedores y llevar una vida distinta a la que lleva en nuestro hogar. Es posible que entre en contacto con otros gatos y estos acaben infectando a nuestro amigo. Si nos encontramos en el caso del ácaro del oído, en el momento en que llegan al huésped, se dirigen a zonas donde están más cómodos y comienzan a establecerse y reproducirse, en este caso son las orejas del felino. Nuestro gato acabará con otitis e infecciones derivadas de estos ácaros, pero acabar con el problema es cuestión de realizar un sencillo tratamiento con alguno de los múltiples productos que encontraremos en el mercado. Debemos hacer el tratamiento exactamente como describa el producto y con la duración que recomiende, ya que aunque no veamos ácaros después de un par de días de tratamiento, no significa que por ejemplo todos los huevos que pusieron hayan eclosionado y eliminado. Para poder reconocer una infección de este tipo de ácaro en tu gato, deberás observar el interior del oído del animal, si existe infección veras exceso de cera en el mismo, con un color oscuro y es muy posible que despida un olor desagradable. Este es el síntoma mas evidente de infección de oído por ácaro. De todos modos, siempre que tengas dudas sobre lo que sea, no dudes en visitar al veterinario al que suelas ir. Aunque existen mas tipo de ácaros, normalmente se tratan de la misma manera y aunque puedan provocar otros síntomas en tu gato como, rascado excesivo por parte del animal, inflamaciones en la piel, alopecia en zonas afectadas y no tratadas, etc, no explicaremos todos los tipos de ácaros y enfermedades que provocan ya que serian demasiados, pero si te recomendamos esto:

  • Acostúmbrate a vigilar el comportamiento del animal para que en cualquier momento notes un cambio en su conducta y puedas atajar cualquier problema antes de que provoque problemas serios en el animal.
  • Procura usar de manera regular productos que repelan parásitos como los ácaros que acabamos de describir. Esto evitara cualquier problema futuro. Si tu gato tiene una segunda vida fuera de tu hogar, y no sabes que puede estar haciendo, no estaría de más el uso de collares antiparasitarios.
  • Realiza las desparasitaciones al tu mascota cuando el veterinario lo recomiende y no te saltes ninguna. Recuerda que una enfermedad en tu gato puede significar una enfermedad en un miembro de tu familia.
  • Cuida su alimentación ya que existen riesgos de tipo bacteriano para el animal. La primera norma es evitar que consuma carne cruda.

Estas han sido algunas de las enfermedades mas comunes, y los tipos de parásitos a los que nuestra mascota estará mas expuesta. Esperamos que os sirva de ayuda para prevenir malos ratos. Un saludo lectores, y cuidad de vuestras mascotas, nadie puede hacerlo mejor que vosotros.

MisCodigosQR
MisCodigosQR te ayuda con tus mascotas, con tus viajes, con tus deportes y tu equipación.

Escribe una respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.saber más sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies